Sigifredo Perez Blog

UN BLOG PARA INSPIRAR Y ACTIVAR LA BUSQUEDA ESPIRITUAL

17 de septiembre de 2019

Trasforma tu vida y se mejor persona

Despertar de la conciencia


15 ENSEÑANZAS BUDISTAS PARA VIVIR A PLENITUD, TRANSFORMAR TU VIDA Y SER MEJOR PERSONA

Hubo un tiempo, ya lejano para todos, en el que se dejó de alzar la vista con asombro y admiración y se empezó a buscar otras cosas. Ocurrió cuando se comenzó a subestimar, descuidar y olvidar el espíritu, dejando que otras cosas ocuparan su lugar.
Así es que se empezó a vagar en una búsqueda constante de placer y seguridad, en una huida continua del miedo, el dolor y las incomodidades que no te dejan sentir en paz.La palabra Buda viene de budh, cuyo significado es “despertarse”, por lo que Buda significa “el Despierto”. Un buda es alguien que se ha despertado del todo, como si saliera del sueño más profundo, y ha descubierto que ya no sufre, que el sufrimiento solo ha sido un mal sueño.Todos podemos salir de esa pesadilla, procurando «no hacer otra cosa que el bien, eludir cualquier daño a los demás y purificar el corazón».
Tal y como afirma el budismo, el camino que nos lleva a «reconectar con nuestro espíritu», consiste en tres etapas: escuchar o leer, reflexionar sobre lo leído y ponerlo en práctica. De ello se deduce que la filosofía budista es algo que tiene que ser útil. Si no funciona, se abandona; en cambio, si resulta beneficioso, merece la pena cultivarlo.
Estas son las enseñanzas que cambiarán tu vida por completo:

Junio 1 de 2019

El desapego desde el Budismo

Budismo


Buda nos enseñó que el apego genera el deseo, y el deseo la inseguridad y el sufrimiento. Los deseos que más sufrimiento nos generan son el querer retener y mantener un estado permanente, la necesidad. Lao Tzu, ampliamente considerado como el autor del Tao Te Ching, describe el Tao como la fuente y el ideal de toda existencia: es invisible, pero no trascendente, inmensamente poderoso y sumamente humilde, siendo la raíz de todas las cosas, y al la vez la nada. La gente tiene deseos y voluntad (y por lo tanto son capaces de alterar su propia naturaleza). Nosotros al actuar “al margen de lo natural”, al apegarnos a ciertas cosas, alteramos el equilibrio natural del Tao.

El principio general detrás del desapego es cultivar una mente libre y carente de toda necesidad. Una vez hecho esto, podemos entonces avanzar hacia una mente de unidad que implica la compasión, la comprensión de la impermanencia y las experiencias que se ven como lo que son. Pero no es nada fácil, ¿o no?